¿8 bits y wrestling? Una combinación poderosa de la época